La edición 58 de la Bienal de Venecia busca brindar opciones contra el conformismo con el que se abordan muchas de las amenazas de las sociedades contemporáneas.

El miedo es un arma muy peligrosa. El mecanismo que desata esta emoción se encuentra en el llamado cerebro reptiliano, que concentra el tronco del encéfalo y el cerebelo. En esta máquina química al interior del ser humano se regulan acciones esenciales para la supervivencia. Cuando sobreviene un evento atemorizante, hay un llamado al sistema límbico y mediante la amígdala cerebral se localiza la fuente de peligro y se regula la respuesta según la dimensión de la amenaza. El arte también puede convertirse en la inyección de adrenalina necesaria para reaccionar y enfrentar el temor.

LA 58ª EXPOSICIÓN INTERNACIONAL DE ARTE, LA BIENNALE DI 
VENEZIA SE PRESENTA BAJO EL TÍTULO MAY YOU LIVE IN
INTERESTING TIMES: QUE VIVAS TIEMPOS INTERESANTES.

Para Paolo Baratta, presidente de esta magna celebración de arte contemporáneo, el título de la muestra, una frase que Robert F. Kennedy pronunció en un discurso en Sudáfrica en 1966, podría interpretarse como una especie de maldición. La expresión “tiempos interesantes” podría evocar la idea de tiempos difíciles o incluso “amenazantes”, pero también podría ser simplemente una invitación a tener la oportunidad de analizar los eventos humanos a través de su desafiante complejidad, y encontrar en el arte una alternativa para ver los múltiples lados de las realidades y salir de las actitudes que se vuelven conformistas.

EL CURADOR DE ESTA EDICIÓN DECIDIÓ INCLUIR OBRAS QUE 
ABORDAN LOS ASPECTOS PRECARIOS DE LA EXISTENCIA ACTUAL.

GUÍA DE SUPERVIVENCIA

El curador de esta edición es el estadounidense Ralph Rugoff, quien decidió incluir obras de arte que abordan los aspectos precarios de la existencia actual, incluidas las diferentes amenazas a las tradiciones, a los derechos humanos, a las instituciones e incluso al medio ambiente. “Reconozcámoslo, el arte no puede frenar el auge de los movimientos nacionalistas y los gobiernos autoritarios en diferentes partes del planeta ni tampoco aliviar el trágico destino de los pueblos desplazados, cuyas cifras ahora representan casi el 1% de la población mundial, pero de manera indirecta, tal vez el arte sea una especie de guía sobre cómo vivir y pensar en tiempos con muchos retos”. Es así como esta Bienal no muestra un tema en particular, sino que brinda un enfoque general acerca de la función social del arte: desde el placer hasta el pensamiento crítico.

El artista suizo Cristoph Büchel pidió autorización al Ministerio de Defensa Italiano, al Comité que representa a las víctimas, y a las autoridades de la ciudad siciliana de Augusta para exponer los restos de esta barca que naufragó en las costas italianas hace cuatro años. La nave simboliza la esperanza de 800 personas que murieron con sus sueños a cuestas, como los de un pequeño que llevaba cosidas, al interior de su chaqueta, sus buenas calificaciones escolares. Los restos del barco permanecen anclados en las aguas del Arsenal como un homenaje.

Para Rugoff, la exposición se centra en el trabajo de artistas que desafían los hábitos de pensamiento existentes y abren nuevas lecturas sobre objetos, imágenes, gestos y situaciones. “El arte de este tipo surge de la práctica de mantener múltiples perspectivas, de hacer malabarismos con diversas formas de dar sentido al mundo”. Cada año, la Bienal es visitada por gente de todo el mundo y en las últimas ediciones más del 50% del público visitante es menor a los 26 años. Para los organizadores, este número es indicativo de que la centenaria muestra no envejece en ningún sentido, pero también es un reto para mantener un circuito de arte que pueda captar la atención de nuevas generaciones acostumbradas a la inmediatez y a la novedad. Baratta señala: “Para nosotros es importante que al ingresar a la exhibición, el público se convierta en visitante y luego en espectador de las obras”. Agrega que después de los cuestionamientos necesarios llegará la integración, seguida por el descubrimiento. “Es casi un ejercicio de esgrima”, apunta.

El artista mexicano Pablo Vargas Lugo, con su propuesta Actos de Dios , curada por Magali Arreola, busca evidenciar diversos paralelismos entre la fábula y la realidad.

Más en BLACK.

Adquiérela en formato digital:

O en locales cerrados de todo el país.

Comments are closed.